REMERCIEMENTS
AUX ORGANISATIONS ET AUX PERSONNES
qui ont apporté leur soutien à l’érection d’une
ŒUVRE D’ART À LA MÉMOIRE DU PRÉSIDENT
SALVADOR ALLENDE

..............................................................................................................

COMITE EXTERIOR CHILE SOMOS TODOS: " NO AL MERCURIO - SI AL DERECHO A VOTO"!

Enorme molestia y rechazo unánime ha producido, en las comunidades chilenas establecidas en diferentes países, el reportaje intitulado “Radiografía de los chilenos en el exterior”, publicado por la periodista Mariela Herrera Muzio en El Mercurio del 22 de marzo de 2009. En efecto, dicho artículo presenta un perfil erróneo y deformado de la realidad, de los sentimientos y de las aspiraciones de los compatriotas que residimos en el extranjero....


COMITE EXTERIOR CHILE SOMOS TODOS
1560, rue Beaudet, Montreal, Quebec, Canadá
Tel. 514-748-9194. osvaldonunez@sympatico.ca


NO AL MERCURIO
SI AL DERECHO A VOTO

MONTREAL, 6 de abril de 2009.

Enorme molestia y rechazo unánime ha producido, en las comunidades chilenas establecidas en diferentes países, el reportaje intitulado “Radiografía de los chilenos en el exterior”, publicado por la periodista Mariela Herrera Muzio en El Mercurio del 22 de marzo de 2009. En efecto, dicho artículo presenta un perfil erróneo y deformado de la realidad, de los sentimientos y de las aspiraciones de los compatriotas que residimos en el extranjero.

A este respecto, nos han llegado reacciones de varios países. Omar Iturrieta León, dirigente comunitario de Sydney, Australia, señala: “Una vez más los chilenos nos vemos enfrentados a un periodismo del más bajo nivel y a la pobreza intelectual de algunos informadores que ofenden abiertamente a más de 800.000 compatriotas residentes en el exterior y a sus familiares y amistades en el interior”. Este artículo “encubre una burla y una mala intención” con el fin de desacreditar nuestro derecho a sufragio.

El reportaje en cuestión indica que los chilenos del exterior no pueden votar por no estar informados, a pesar de que tenemos acceso a TV Chile y otros canales y que podemos leer diarios y escuchar radios chilenas a través de Internet. Además, estamos en contacto permanente con nuestras familias en Chile. Frente a esta acusación, Víctor Díaz, dirigente de la comunidad chilena de la ciudad de Quebec, Canadá, afirma: “Esta señora da por sentado que todos los chilenos que viven en Chile están bien informados y conscientes de su voto. Ella no hace referencia en absoluto a la nefasta influencia sufrida por los que viven en el país, por el oligopolio de la información que encabezan El Mercurio y Copesa, deformando la realidad nacional, ocultando verdades, mintiendo en muchos casos, tergiversando y manipulando la información en beneficio de los grandes intereses empresariales nacionales y transnacionales. Nunca debemos olvidar el lienzo que pusieron los estudiantes de la Universidad Católica durante el movimiento por la reforma universitaria: EL MERCURIO MIENTE”.

El reportaje del Mercurio desprestigia a las comunidades chilenas en el extranjero e ignora totalmente nuestro valioso aporte tanto a Chile como a los países de acogida. Miles de compatriotas se han destacado, en las naciones en que residen, en el campo político y social, como diputados, concejales, dirigentes comunitarios, etc. Otros se han distinguido en el área de las letras, de la poesía, de la pintura y de la música. Un número importante ha estudiado en las mejores universidades y hoy son catedráticos, investigadores y científicos de reputación internacional.

A título de ejemplo, es útil mencionar a nuestra compatriota AIDA MENA BOHRN, eminente psicóloga que vive en Viena. En marzo pasado recibió de manos del presidente de Austria un premio por haberse destacado en forma ejemplar, como mujer inmigrante, en el ejercicio de su profesión de psicóloga. Aída realiza una labor extraordinaria en su área, particularmente entre los jóvenes y adolescentes chilenos. Hace dos años, fue una de las principales organizadoras del primer congreso europeo de chilenos de la segunda y tercera generación, el que contó con la participación de delegados de 11 países. Al término de la ceremonia en que le fue otorgada esta insigne distinción, Aída, quien era niña a su llegada a Austria, declaró: “Quiero rendir homenaje y dedicar este premio a todos los chilenos que no pudieron regresar al amado y recordado terruño, a los que murieron en el exilio, especialmente a tí, papá, Gregorio Mena Barrales, gobernador de Puente Alto hasta 1973. Quiero decirte que tu sacrificio no fue en vano, que nosotros, a pesar de estar distantes de la patria, no hemos perdido los ideales; nos sentimos profundamente chilenos y responsables por la historia y futuro de nuestro pueblo”.

Se podría citar muchos otros ejemplos de compatriotas destacados en el extranjero. Por ahora, queremos decir que los chilenos del exterior somos tan chilenos como los del interior. En consecuencia, tenemos el derecho de votar y queremos hacerlo en las elecciones de diciembre próximo. Para estos efectos, el gobierno de la Presidenta Bachelet ha enviado al Congreso un proyecto de ley implementando la inscripción automática, el voto voluntario y el sufragio en el extranjero. Apoyamos esta iniciativa, aunque se limita exclusivamente a las elecciones presidenciales y excluye las elecciones parlamentarias.

Por otra parte, deseamos manifestar nuestro rechazo total a toda clase de restricción del voto que pudiera otorgarse solamente a los chilenos “vinculados” con el país, limitándolo exclusivamente a las personas que lo hayan visitado en el curso de los últimos cinco años. Se trataría, en tal caso, de una discriminación inaceptable para todos nosotros, especialmente para quienes vivimos en naciones cuya carta fundamental prohibe, castiga y lucha contra las discriminaciones.

Hacemos un llamado a los parlamentarios de todos los partidos políticos chilenos, particularmente a la UDI y a RN, a aprobar a la brevedad posible el proyecto de ley que reconoce e implementa el derecho a voto de los chilenos del exterior.

OSVALDO NUÑEZ RIQUELME
Por el Comité Exterior Chile Somos Todos
Abogado y ex-diputado federal en Canadá

...........................................................................................................

MON PREMIER SOUVENIR AU QUÉBEC

C’était le 12 février 1974. Je descendais avec mes deux enfants à l’aéroport international de Dorval de l’avion CP Air qui m’avait conduit du Chili jusqu’à Montréal. Quel contraste! À Santiago, il faisait 32 degrés Celsius. A Dorval, moins 17.

Je n’avais jamais vu tant de neige comme ici, même pas au sommet de la Cordillère des Andes, couverte de neiges éternelles au cours de toute l’année, même si l’été est très chaud. Très rarement, pendant l’hiver il neige à Santiago, mais elle disparaît immédiatement. En regardant de l’avion qui atterrissait, mes enfants, de trois et cinq ans, trouvaient le paysage très beau, blanc, limpide, extraordinaire.

Cependant, en sortant de l’aéroport nous avons senti que le froid nos pénétraient partout, malgré que les amis qui nous y attendaient, nous avaient apporté des vêtements d’hiver et que l’accueil chaleureux qu’ils nous ont prodigué nous a fait chaud au cœur.

Nous avons été conduit en voiture par Côte-de-Liesse, l’autoroute Décarie et Van Horne, jusqu’à la maison des nos amis à Outremont. Nous avons admiré les beaux édifices, les belles maisons et les bonnes autoroutes, très différents à tout ce que nous avions et connaissions au Chili. Tout était écrit en français et parfois en anglais. Nonobstant que je parlais déjà un peu le français, ce n’était pas facile au début de parler et de me faire comprendre par mes amis québécois. Cet exercice m’a pris un certain temps au bout duquel j’ai pu dialoguer et échanger avec les gens de la société d’accueil. Pour les enfants qui ont commencé à fréquenter une garderie d’ici, le processus a été plus facile.

Je n’avais jamais visité le Québec ni le Canada. Certains amis m’avaient néanmoins alerté au fait que les hivers étaient durs et très longs. J’étais jeune et je pouvais endurer ces températures très froides. Les enfants aiment jouer avec la neige. Nous avons, cependant, dû nous habiller en conséquence.

Un autre contraste : les rues ici étaient presque désertiques durant l’hiver. À Santiago et dans toutes les autres villes, les rues étaient inondées de gens, pendant les quatre saisons. En même, je notais des différences énormes : le Québec constituait une société hautement développée, tandis que le Chili se trouvait parmi les pays en voie de développement, avec un taux de pauvreté très élevé et beaucoup de bidonvilles. Ma surprise a été majeure quand j’ai descendu de la station du Métro Bonaventure et j’ai découvert une véritable ville souterraine.

Voilà quelques unes des émotions et des mes souvenirs en arrivant à Montréal en 1974. Je suis content et heureux d’avoir fait ce choix si important dans ma vie.

Osvaldo Nuñez

Témoignage à l’occasion des 30 ans du coup d’état au Chili. Exposition de photos, 30 ans après, organisée par Claudia Valdivia à Montréal, en 2004.

 

 

Bienvenue